Luscinia. La publicación sobre medioambiente sociedad y cultura
  Málaga 20/11/2019  

Temas
Agua
Artes Audiovisuales
Artes Escénicas
Artes Visuales
Asociaciones y ONGs
Cartas
Cultura
Ecología Social
Energía
Fauna
Flora
Medioambiente
Mujer
Música
Ordenación del territorio
Paz
Poesía
Prosa
Salud
Transporte

La contaminación atmosférica provoca mutaciones genéticas que pueden heredarse.
A. AGUIRRE DE CÁRCER - 2004-05-15



Contaminación y Cáncer





Las gaviotas que sobrevuelan el puerto de Hamilton, en la industrializada región de Ontario (Canada) no son distintas a las que anidan en remotos islotes. Al menos en apariencia. Sin embargo, un equipo de investigadores de la Universidad de McMaster descubrió hace diez años que las gaviotas de Hamilton experimentan en sus células una tasa de mutaciones genéticas anorma1men alta. La hipótesis esbozada por los profesores Christopher Somers y James Quinn fue que la contaminación del aire en esa región industrial inducía alteraciones en el ADN de las aves y quizá de otros seres vivos.

Para corroborar esas sospechas Somers y Quinn regresaron al laboratorio y prepararon un experimento con dos grupos de ratones expuestos a distintos niveles de contaminación atmosférica. En una caseta instalada en la zona más industrial de Hamilton, junto a dos siderurgias y una autopista, habitó un grupo de ratones,

El otro fue recluido en cámaras similares colocadas en un entorno rural, a 30 kilómetros del puerto. Al analizar la de descendencia de los roedores, Quinn y Somers observaron que los habitantes en la zona industrial tenían un tasa de mutación genética en las células sexuales hasta dos veces superior.

Ahora estos indicios son apuntalados en un experimento mucho más preciso. Aunque esta Investigación publicada ayer en “Science” no despeja todas las incógnitas, apunta directamente como agente mutagénico a las microscópicas partículas de carbonilla y polvo que contienen una clase de compuestos tóxicos llamados hidrocarburos aromáticos policíclicos.

Quinn y Somers utilizaron esta vez cuatro grupos de ratones de laboratorio, dos en el área industrial y dos en la zona rural, así como dos clases de cámaras para cobijar los animales: una con sistema de filtración de partículas del aire y otra sin ese elemento de protección. A las diez semanas todos los roedores fueron cruzados para analizar alteraciones en el ADN de un gen seleccionado como marcador. Los exámenes moleculares revelaron que la descendencia de los ratones que respiraron aire contaminado heredó el doble de mutaciones es genéticas que los ratones de los otros tres grupos.



Acabar en cáncer

Numerosos estudios asocian la exposición a los hidrocarburos aromáticos policíclicos, bien por el humo del tabaco o la quema de carbón, a mutaciones genéticas en células pulmonares que pueden acabar en un cáncer. La pregunta que aún deben responder los investigadores es cómo esos compuestos dañan las células sexuales.

Especialistas de Estados Unidos aventuran que las alteraciones genéticas en la línea germinal serian resultado de una secuencia de hechos. Empezaría con la inhalación de esas partículas, su entrada desde los pulmones a la sangre y el posterior transporte al hígado.

Allí, los metabolitos resultantes terminarían por llegar a los testículos, dañando ADN de células madre precursoras de espermatozoides. Asimismo, recuerdan que hay pruebas de que los hidrocarburos aromáticos policíclicos inhalados en micropartículas pueden originar alteraciones en el desarrollo. Por ejemplo, se ha comprobado que las embarazadas expuestas a este tipo de ambientes dan a luz bebés con bajo peso, sobre todo si la exposición se produce durante el primer mes de gestación.