Luscinia. La publicación sobre medioambiente sociedad y cultura
  Málaga 13/11/2019  

Temas
Agua
Artes Audiovisuales
Artes Escénicas
Artes Visuales
Asociaciones y ONGs
Cartas
Cultura
Ecología Social
Energía
Fauna
Flora
Medioambiente
Mujer
Música
Ordenación del territorio
Paz
Poesía
Prosa
Salud
Transporte

El Gobierno tacha de despilfarro el consumo energético de los hogares
OFICINA DEL PORTAVOZ DEL GOBIERNO - 2004-08-19



Derroche



El Gobierno central revisará el Plan de Fomento de las Energías Renovables 2000-2010 para revitalizarlo y dotarlo de una mayor eficacia, según informó ayer el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, que llama a la responsabilidad de los ciudadanos para reducir el consumo energético familiar, que tacha de "despilfarro".

Esta revisión, ya iniciada y que concluirá a finales de año, se realizará debido al bajo nivel de los objetivos conseguidos al finalizar la anterior legislatura. En concreto, algunos apartados como la biomasa o la energía solar serán replanteados en profundidad para cumplir el objetivo de que el 12 por ciento del consumo de energía primaria en España proceda de fuentes renovables en 2010.



La conveniencia de incorporar algunos cambios al plan se ve respaldada por la evolución al alza de los precios internacionales del crudo, que refuerzan la necesidad de trabajar en la promoción del consumo de energías alternativas, explica un comunicado de Industria.



El Ejecutivo tendrá preparado a principios de septiembre un informe sobre las repercusiones del crecimiento de las cotizaciones de los productos petrolíferos en la economía española. Para ello, el Ministerio ha encargado al Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE), dependiente del ese departamento, varios informes técnicos sobre las áreas de consumo en las que podrían obtenerse resultados relevantes de ahorro de energía.



Los estudios estarán centrados en áreas como la movilidad urbana y el desarrollo urbanístico sostenible, una guía para aconsejar a los usuarios en la compra de electrodomésticos, la energía solar térmica y su aplicación a las viviendas, la incorporación de biocombustibles a las gasolineras o la biomasa como recurso energético.



En este sentido, un primer informe sobre el consumo de energía señala que el gasto medio de las familias en energía (incluido carburantes) aumentó un 14,3 por ciento en 2002 respecto a 2000 y asciende a 1.600 euros al año, unos 133 euros cada mes.



De esa cantidad, más de la mitad (900 euros) se destina al depósito del vehículo, mientras la vivienda exige entre 750 y 800 euros.



Dentro de los gastos anuales del hogar en energía (unos 3.300 kilovatios/hora), el automóvil acapara 900 euros, seguido de la vivienda (800 euros) que incluye la calefacción (un 46 por ciento), el agua caliente (20 por ciento), los electrodomésticos (16 por ciento), la cocina (un 10 por ciento), la iluminación (7 por ciento) y el aire acondicionado (1 por ciento).



En el hogar, el frigorífico consume 200 vatios por hora de funcionamiento, el electrodoméstico que más participa en el recibo de la luz, seguido del televisor a color (150 vatios), la cocina de vitrocerámica (5.000 vatios), la lavadora (3.500 vatios), pequeños electrodomésticos (1.200 vatios), el horno (1.200 vatios), el microondas (1.000 vatios), el lavavajillas (2.550 vatios), la secadora (2.000 vatios) y el ordenador (46 vatios).



El Ministerio, en este sentido, se afana en llamar a la responsabilidad a la población. "Es preciso que los españoles se mentalicen de nuestra necesidad como país de gastar menos energía y de gastarla mejor, pues (...) si perseveramos en el despilfarro energético (...), estaremos hipotecando nuestro desarrollo a largo plazo".