Luscinia. La publicación sobre medioambiente sociedad y cultura
  Málaga 15/11/2019  

Temas
Agua
Artes Audiovisuales
Artes Escénicas
Artes Visuales
Asociaciones y ONGs
Cartas
Cultura
Ecología Social
Energía
Fauna
Flora
Medioambiente
Mujer
Música
Ordenación del territorio
Paz
Poesía
Prosa
Salud
Transporte

El cambio climático dañará gravemente la agricultura y el turismo de playa
zona verde - 2007-01-11





Esta fue ayer una de las conclusiones que adoptó la Comisión Europea tras presentar en Bruselas una amplia batería de propuestas para sentar las bases de la futura política energética comunitaria que garantizará la competitividad, la seguridad del suministro y permitirá luchar contra el cambio climático.

El calentamiento global podría llegar a la destrucción de las playas del Mediterráneo, lo que tendría gravísimas consecuencias para España donde el turismo representa el 12 por ciento del Producto Interior Bruto, según alerta el informe 'Estudio peseta', hecho público ayer durante el evento europeo.

De esta forma, el escenario que dibujan los científicos de Bruselas es que en las playas del Mediterráneo, así como en Maldivas y en parte de las costas de Asia, habrá una tremenda sequía, que acabará con la agricultura y con el propio ecosistema de las playas.

Por ello, Bruselas barajó ayer sus cartas y propuso a los 27 estados miembros que recorten las emisiones de gases de efecto invernadero para 2020 en al menos un 20 por ciento respecto a 1990, con la posibilidad de llegar al 20 por ciento si se unen otros países desarrollados.

La presentación se hizo en medio de la disputa comercial entre Rusia y Bielorrusia, que ha supuesto el corte de las exportaciones a Europa. "Si esto se adoptara, sería con diferencia la política más ambiciosa hasta ahora, no sólo en Europa sino en el mundo", declaró en una rueda de prensa el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso.

Ahora el plan tiene que ser aprobado por los gobiernos y el Parlamento Europeo en la Cumbre que se celebrará en marzo. Los nuevos objetivos van mucho más allá del recorte del ocho por ciento para el periodo 2008-2012 que adoptaron 15 de los estados miembros antes de la ampliación de 2004 y que varios países están teniendo problemas para cumplir.

El órgano ejecutivo de la Unión ha dicho repetidamente que Estados Unidos (el mayor contaminador del mundo) y otras economías importantes tendrán que unirse para que la lucha contra el cambio climático tenga éxito. "Necesitamos que Estados Unidos esté con nosotros", declaró Barroso, que esta semana se reunió con el presidente estadounidense, George W. Bush. Responsables de la ONU dijeron que esta decisión comunitaria podría impulsar las paralizadas negociaciones sobre la lucha contra el calentamiento climático. En cambio los ecologistas dijeron que se queda corto.

"Los informes científicos muestran que simplemente no bastará que la UE reduzca las emisiones de CO2 en un 20 por ciento para 2020 si queremos evitar el catastrófico cambio climático", aseguró Jan Kowalzig, de Friends of the Earth Europe.

En cambio, el grupo de presión empresarial europeo UNICE protestó que los objetivos son demasiado altos y que las empresas europeas se verán perjudicadas si otros países no aceptan imitar los recortes.

NUCLEAR Y RENOVABLES

Aunque apuesta por las renovables, el informe de la Comisión también señaló que el cierre de las centrales nucleares hará más difícil cumplir con el recorte de los gases de efecto invernadero, por lo que los países que decidan reducir el uso de este tipo de energía, como es actualmente en caso de España, deberán compensar esta reducción con la introducción de otras energías de bajo nivel de carbón para la producción de electricidad.

Además propone que el 20 por ciento de la energía europea provenga de energías renovables para 2020 (comparado con el actual objetivo del 12 por ciento en 2012 que los Veintisiete probablemente no van a cumplir) y que los biocombustibles supongan al menos el 10 por ciento de los que usen los vehículos para 2020.

En una de las decisiones más polémicas, el presidente de la Comisión, Jose Manuel Durao Barroso, propuso que los sectores de generación y distribución de las compañías energéticas se separen, para introducir más competitividad, pero dada la oposición alemana y francesa, probablemente acabe sugiriendo que entreguen la gestión de las redes aunque retengan la propiedad.