Luscinia. La publicación sobre medioambiente sociedad y cultura
  Málaga 13/11/2019  

Temas
Agua
Artes Audiovisuales
Artes Escénicas
Artes Visuales
Asociaciones y ONGs
Cartas
Cultura
Ecología Social
Energía
Fauna
Flora
Medioambiente
Mujer
Música
Ordenación del territorio
Paz
Poesía
Prosa
Salud
Transporte

Se nos acaba la bicoca energética
redacción - 2007-08-14





El jefe del Servicio de Variabilidad y Predicción del Clima del Instituto Nacional de Metereología, Luis Balairón, ha asegurado que existe el riesgo de no poder abastecer en los próximos 20 años la demanda energética actual. Según explicó, ninguna de las energías existentes, incluido el carbón, es suficiente dada la velocidad con la que se produce la demanda.

Los organismos internacionales se plantean también el problema en estos términos, resaltó Balairón en declaraciones previas a su intervención en el seminario 'La energía, Presente y futuro' de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), donde se abordó la relación entre cambio climático y energía.

Balairón, que expuso el apartado de economía, energía y cambio climático incluido en el último informe sobre los conocimientos científicos sobre cambio climático del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPPC), afirmó que "no hay solución al cambio climático si no modificamos la producción y el consumo de energía".

Las otras dos variables, la población mundial y la economía no se pueden modificar por lo que "hay que sustituir los combustibles fósiles por energías renovables o por otras que no expulsen dióxido de carbono (CO2)". Además, otra de las soluciones es aplicar nuevas tecnologías que secuestran y almacenan el CO2 en fosas, minas o en los propios yacimientos petrolíferos actuales, intentando que ocupen el mismo lugar del petróleo que se extrae.

ALTERNATIVAS

Según explicó Balairón, el origen del problema es que "la única fuente de energía fósil que puede proporcionar combustible hasta dos o tres siglos es el carbón". En este sentido, comentó que "la propia Exon y otras compañías petrolíferas no creen que más allá de unos 50 ó 60 años se pueda tener una alternativa viable para obtener más combustibles fósiles.

Esto no quiere decir que el petroleo "se de por acabado", remarcó, pero se considera que tiene un periodo de vida corto desde el punto de vista de la tecnología actual y por lo tanto "hay un vacío en los próximos treinta años con aquello que ya sabemos utilizar". "Más allá de estos 30 años nadie pone en duda que tiene que haber un paradigma energético y una forma de energía completamente distinta", dijo.

El problema esta justo en estos 30 ó 40 años en los que hay que utilizar todo lo que ya se conoce y esto incluye al carbón. Por ello, la presión de la ONU y de la ciencia del cambio climático es que se haga de la mejor forma posible, con la mejor tecnología y con la mejor mezcla de técnicas diversificada para que no haya dependencia de una sola fuente de energía.

Así, en términos de CO2 el carbón es la fuente más contaminante, pero se trata de emplear dos vías alternativas. Por un lado, utilizar nuevas tecnologías que emitan menos CO2 y, por otro, secuestrar parte de ese CO2, lo que amortiza parte de la inversión. Por ejemplo, en el mar del Norte, comentó, se tiene ahora la obligación de desmantelar las plataformas petrolíferas y una manera de reutilizar esa inversión es el almacenamiento y el secuestro del carbón.

Respecto a la concienciación de la población acerca de este problema este experto opinó que "ha habido una cambio en estos dos años", sobre todo a raíz del documental de Al Gore. Respecto a la clase política el cambio se ha dado gracias al informe Stern del Reino Unido. Sin embargo, Balairón reconoció que su fiabilidad científica es mucho menor que la del IPPC, pero como se han orientado a la opinión han tenido mas repercusión.

ENERGÍAS RENOVABLES

Por otro lado, acerca de la posibilidad de aprovechar la naturaleza como fuente de energía, señaló que "de momento no es posible", pero el clima sí se puede emplear para gestionar los recursos actuales. Por ejemplo, una buena predicción de los comportamientos del viento es fundamental para hacer rentable la energía eólica.

En su opinión, "no cabe duda" de que "la energía solar es la energía del futuro" porque no habrá otras salvo las nucleares de fusión, porque la nuclear de fisión también es finita.

En España el problema es la dependencia casi total del exterior y que no hay más energía que el carbón. La implantación de las energías renovables se puede acelerar, "en esto consiste la política de cambio climático", subrayó, pero no se pueden implantar más deprisa de lo que la propia tecnología permite, "hay un tope", es como el crecimiento humano, matizó, uno lo puede facilitar o le puede poner trabas.

Por último, sobre el aumento del consumo de energía por el desarrollo de países como China o India, con un ritmo de crecimiento de una central térmica cada dos semanas, dijo que "lo conveniente" es que el mundo desarrollado transfiera su mejor tecnología a esos países, en lugar de que utilicen las tecnologías de las que ellos disponen, que además son mucho más contaminantes en términos de cO2.